logo
logo
La maison du soleil

Nuestra Historia

Desarrollad vuestra legítima rareza
René Char.

Corrían los años 70 y con ellos se asentaban luchas e ideas de libertad, de cambio y de innovación: La escuela estaba en el banquillo.Foto 19

El Colegio Colombo Francés se creó en 1976, tras funcionar desde 1973 en forma de guardería adjunta a la Alianza Francesa de Medellín. El proyecto surgió a partir de la libre decisión de unas familias que se unieron para tratar de cristalizar los ideales respecto a la educación que deseaban para sus hijos, en tiempos en que se se asentaban ideas de libertad, de cambio e innovación.

Este grupo de padres, en su mayoría profesores de la Universidad de Antioquia y Universidad Nacional de Medellín, conformaron la entidad sin ánimo de lucro denominada Corporación Educativa Colombo Francés para dar continuidad a la experiencia iniciada. Y en 1978 se oficializó y confirmó como colegio en la finca Triana, ubicada en la Loma de Los Mangos en el sector de El Poblado. En este año se consignó por escrito el proyecto pedagógico, síntesis de la filosofía, principios y prácticas institucionales.

La decisión de aquellas familias se basó en la crítica a los modelos pedagógicos entonces prevalecientes, con currículos enciclopedistas, prácticas transmisionistas y formas de autoridad verticales, carentes de análisis y razón. Se cuestionaba el distanciamiento entre la educación formal y la sociedad, y en particular la visión funcional de la escuela como agente reproductor de miedos, exclusiones, ignorancias y obediencias ciegas. Como respuesta, el Colegio desde su mismo inicio buscó establecer y consolidar un modelo pedagógico que desarrollara nuevas y mejores vías de construcción del saber, y nuevas y mejores formas de convivencia entre iguales y diferentes.Foto 18

Desde entonces, la propuesta del Colombo Francés toma distancia de los modelos establecidos y se alimenta de las reflexiones y los saberes contemporáneos sobre la sociedad y la educación. Como producto en constante renovación para el mejoramiento, establece entonces un currículo en el cual el alumno es el centro del proceso y el conocimiento es producto de la elaboración y apropiación por parte del estudiante, con la orientación y dirección del docente.

Por tanto, el énfasis se traslada de la enseñanza al aprendizaje. Para lograrlo, el proyecto se vale de pedagogías activas y críticas en las cuales la creatividad, la lúdica y el análisis del por qué y para qué del conocimiento en construcción, son componentes fundamentales de una apuesta educativa que hace del Colegio un escenario de desarrollo vital integral, no solo académico.

Así ha sido desde sus inicios en El Poblado; luego, desde 1980, en la sede de la finca Zoratama en La Estrella, donde se graduó la primera promoción de bachilleres en 1989; y más tarde, desde 1995, en su sede actual de la vereda La Saladita del mismo municipio: la finca El Embrujo, La Casa del Sol.Foto 3

Y así seguirá como lo que es, un proyecto educativo liberal serio, riguroso y dinámico, en el que la construcción colectiva fundamenta constantemente el quehacer y la vivencia escolar, para orientarla a la adopción y práctica de pedagogías pertinentes para la formación de seres felices que, en lugar de resultar funcionales al sistema, sean cuidadosamente pensantes y constructores permanentes de un mundo mejor en lo humano, lo social y lo medioambiental.

Para esta experiencia vital, que entraña un compromiso con el presente y con el futuro y a la vez el ejercicio de nuestro sueño y su sueño, hay un espacio feliz para la formación de sus hijos: El Colegio Colombo Francés.