Guillermo León Restrepo Castrillón

Je m´ appelle Guillermo j´ai 11 ans je suis né à Medellín en Colombie.
Desde que nací siempre me gustó la música, tengo algunos recuerdos de estar en el computador escuchando música, creo que tenía unos cinco o tres años. Uno de los momentos más felices de mi vida hasta ahora han sido mis viajes al Chocó; tengo unos tíos en esa región del país, que tienen un eco hotel cerca de un pueblo que se llama Nuquí donde hay un pequeño aeropuerto. Es un lugar muy agradable, está delante de la selva y al frente tiene la costa del pacífico, me gusta cuando las olas me estrellan contra el piso. Recuerdo mucho mis clases de buceo y en especial cuando nadamos por un coral y por unas rocas.
Mi familia ha sido una de las cosas más especiales en mi vida, es muy grande más que todo por la parte de mi papá que es de Medellín. La otra parte de mi familia es del departamento de Córdoba y de su capital Montería, tengo una hermana que se llama Luna nació en Medellín, pero vivió hasta los cuatro años en Ciudad Bolívar.
Los cumpleaños que más tengo en mi memoria son cuando tenía 5 y 7 años. En el primero, lo tuve en el solar de mi antigua casa; la de 7 años fue en la casa de Itagüí y tuvo la temática de un balón de futbol. El 24 de diciembre del 2014, mi hermana nos trajo un gato que adopto por medio de una de sus amigas, nuestro gato se llama John Lennon por el cantante de los Beatles, que son una banda de los años 60 y 70.
En el 2013 entre al Colegio Colombo Francés, a preescolar. Uno de mis mejores recuerdos en el colegio han sido los globitos y muchas de las convivencias, este es un colegio maravilloso con profes muy generosos y gente muy especial. Me gustó mucho la obra que hicimos en tercero con la profe Marcela. Y el mejor año que tenido en este colegio es este mismo año.
Este año tuve uno de los mejores viajes de mi vida. Fue a Europa; salimos de Medellín el 28 de abril hacia Bogotá, luego hicimos una escala en Madrid, luego, aterrizamos en Paris, estuvimos en Disney, en la Torre Eiffel, el arco del triunfo, y en el museo del Louvre; luego nos fuimos en tren a suiza, en específico a la ciudad de Zúrich, allí fuimos al Monte Titíes que es un nevado que está a cuatro horas de la ciudad, después nos fuimos en avión a Roma, donde estuvimos en el Foro Palatino en el Coliseo Romano y en la Ciudad del Vaticano, donde vimos la capilla Sixtina. Después nos fuimos a Berlín donde estuvimos en el Parlamentó Alemán, en la puerta de Brandemburgo, en el Monumento al Holocausto, en la topografía del terror en la isla de los Museos y en el Barrio Judío. También estuvimos en un campo de concentración, fue un viaje muy especial porque me fui solo con mi papá, una experiencia inolvidable y muy especial para mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *